Hoy probamos: Sony RX100III

La nueva Sony RX100III ha conseguido incluir un visor electrónico en su pequeño cuerpo sin necesidad de renunciar al sensor de 1" de tamaño y manteniendo un objetivo zoom muy luminoso. Esta es la principal novedad que encuentro cuando estoy frente a esta pequeña joya de la tecnología que ha supuesto un gran avance en esta popular saga de la marca.


Sony RX100III


Este nuevo modelo mantiene el sensor de 1" y 20 mpx de resolución, su objetivo zoom varía respecto a los anteriores modelos de esta saga, de ese modo pasa de ser un 28-100mm f1.8-4.9 a ser un 24-70mm f1.8-2.8, con lo que se gana en angular y luminosidad en las focales largas, pero perdemos precisamente la focal de 100mm recortándose hasta los 70mm. Los isos van desde 80 hasta 12.800; el visor electrónico goza de unos decentes 1,44 millones de pixeles de resolución; la pantalla es abatible con 1,20 millones de pixeles; la grabación en vídeo AVCHD llega hasta el Full HD a 50 fps e incluye opción de grabación en XAVC S. La inclusión de WiFi es otra característica a destacar, así como modos manuales completos y, como no, formato raw.


Sony RX100III


Paso a describir el aspecto exterior de esta cámara.

En el frontal encontramos el objetivo zoom 24-70mm f1.8-2.8 que integra una rueda muy útil en la que podemos variar parámetros cuando usamos opciones manuales o semiautomáticas como puede ser enfoque manual, zoom, variación de la apertura o velocidad de obturación. Un acierto que la saga mantiene desde su primera RX100.


Sony RX100III


En la zona trasera encontramos la pantalla abatible de 1,20 millones de puntos de resolución; a su derecha vemos la mayoría de botones y mandos que incluyen un botón de grabación directa de vídeo en la zona superior, abajo el botón Fn de acceso al menú rápido con los principales parámetros de la toma, junto a él encontramos el botón de acceso al menú convencional; abajo tenemos una rueda para ir variando parámetros de la opción que hayamos elegido en el menú y que tiene también otros cometidos como la variación de visualización de la pantalla o visor (DISP), el cambio del modo del flash integrado, el cambio del modo de toma con le símbolo de ráfaga y el de temporizador y abajo la compensación de exposición y los distintos tipos de efectos de la imagen. En el centro de la rueda vemos un botón grande que sirve para seleccionar opciones del menú y que también podemos programar para, por ejemplo, el bloqueo de exposición, algo muy útil pues esta cámara carece de un botón específico para ello. Abajo del todo se encuentran el botón de reproducción (PLAY) y un botón programable C que también sirve de papelera.


Sony RX100III


En la zona superior destaca el visor electrónico que se esconde en el cuerpo de la cámara pasando totalmente desapercibido, pero que emerge hacia arriba tras presionar una palanquita.


Sony RX100III


Junto a él tenemos el flash integrado, también escondido en la carcasa, pegado a él se encuentra el botón de apagado y encendido ON/OFF, detrás de este vemos la palanquita que hace saltar el flash; por delante se ubica el botón de disparo de la toma y rodeándolo la palanqueta que acciona el zoom y finalmente vemos el dial de modos a la derecha del todo.


Sony RX100III


En la zona izquierda vemos la palanquita (FINDER) que hace saltar el visor electrónico.


Sony RX100III


En la zona derecha tenemos las conexiones para HDMI y MULTI, que sirve tanto para conectarse a un ordenador como para cargar directamente la batería de la cámara.


Sony RX100III


Abajo se encuentran la rosca metálica para trípodes junto al compartimento donde se ubican la tarjetas SD y la batería.


Sony RX100III


Entro ahora a hablar sobre el manejo de la cámara destacando su pequeño tamaño. Estamos ante una cámara realmente de bolsillo con grandes prestaciones y, aunque suene repetitivo porque sus antecesoras gozaban del mismo tamaño, en este nuevo modelo adquiere otra dimensión pues incluye un buen visor electrónico. Algo que se viene demandando en las cámaras compactas desde hace años y que algunas marcas están integrando en ciertos modelos para alegría de aficionados y profesionales.
En este caso el visor se encuentra integrado en el cuerpo y ‘salta’ cuando accionamos una palanquita, a continuación debemos sacar con los dedos la lente frontal del visor y así se activa totalmente. Para guardarlo debemos volver a meter lente frontal primero y seguidamente empujar hacia abajo todo el bloque. La operación es algo aparatosa y, a priori, hace pensar que, con el tiempo, el mecanismo sufrirá algún daño. Pero se vé un sistema robusto, así que tendremos que confiar en los técnicos de Sony.


Sony RX100III


La ergonomía general de la cámara sufre debido a la ausencia de un buen agarre tipo grip para poder cogerla de manera segura con la mano derecha, esto unido al pequeño tamaño y a la superficie lisa de la carcasa hace temer una caída mientras vamos andando con la cámara en la mano.


 Sony RX100III


La puesta en marcha y accesos a los parámetros es relativamente rápido; la toma de imágenes también. Los accesos directos, los botones programables y el menú rápido hacen posible el cambio de parámetros de forma rápida y efectiva. El anillo que rodea al objetivo es una gozada, aunque me ha fallado en alguna ocasión pues a veces no realizaba ninguna variación del parámetro por mucho que lo accionara. Puede ser que se tratara de un fallo de la unidad que estaba probando, pero si es algo que ocurre debido al uso, es algo que me inquieta pues aún siendo una unidad de prueba no creo que haya sido usada tanto como para fallar de esta forma en tan poco tiempo.


Sony RX100III


Este modelo integra también dos modos muy útiles tanto en fotografía como a la hora de grabar vídeos. Se trata del zebra y el resalte, o focus peaking. El zebra es una ayuda que nos muestra en forma de rayas inclinadas las zonas que se encuentran en el límite de la sobrexposición y que podemos programar para que sea más o menos intensa según el porcentaje que le indiquemos. Es un modo que usan las cámaras de vídeo profesionales desde hace muchos años y que están integrando las cámaras de fotos que graban vídeo siendo una forma rápida de visualizar la correcta exposición sin que tengamos que fijarnos en las escalas para ello.


Modo zebra activado


El resalte, o focus peaking, ya es un viejo conocido que yo personalmente agradezco cada vez más aunque, como digo siempre, no es un ajuste del que debamos fiarnos en el 100% de los casos. Su precisión depende mucho de la focal que usemos y de las condiciones de la toma y de luz. Su uso debe ir acompañado de mucho ojo.


Resalte activado


La batería es de corta duración y se hace necesario la adquisición de otra para que podamos tener la certeza de que podremos estar un día haciendo fotos sin temer quedarnos sin batería en el momento que menos esperemos. El kit viene sin cargador externo, por lo que tendremos que cargar la batería directamente en la cámara mediante un cable, así que vuelvo a repetirlo, esta política de Sony y de otras marcas también de no incluir un cargador externo es perjudicial para el usuario y debería remediarlo de una vez por todas. No es lógico que cuando se te gaste una batería tengas que cargarla en la cámara directamente cuando podrías hacerlo en un cargador externo y mientras tanto seguir usando la cámara.

La ausencia de zapata para flash es, en mi opinión, lo menos acertado de esta cámara con diferencia. Entiendo que muchos fotógrafos necesiten de un flash integrado para iluminar ciertas escenas sin necesidad de usar un flash externo, pero para mí hubiera sido mucho mejor eliminar este flash para poder incluir la zapata para unidades externas. No veo lógico que en la versión II incluyeran la zapata para después eliminarla en esta versión de la RX100. No lo entiendo, pero así son las marcas.

Paso ahora a hablar sobre calidad de imagen y puedo decir que me encuentro ante una cámara muy notable para el tamaño que tiene. En líneas generales sorprende que la calidad de esta cámara sea equiparable a modelos réflex de hace 3 o 4 años y supere en isos altas a modelos de hace 6. Pero entrando ya en materia os quiero mostrar varias fotos realizadas en raw, sin ningún procesado posterior, con sus respectivos recortes al 100% para que veáis el rendimiento a 80 iso:


 80 iso


 80 iso recorte 100%


 80 iso


 80 iso recorte 100%


 80 iso


 80 iso recorte 100%


 80 iso


 80 iso recorte 100%


 80 iso


 80 iso recorte 100%


 80 iso


80 iso recorte 100%


El nivel de detalle es muy bueno y la nitidez no está mal aunque habría que darle un toque en postproducción para mi gusto. Observo en focales más largas una leve pérdida de nitidez, pero nada preocupante.

Ahora os muestro fotos tomadas con distintos isos también en formato raw, sin retoques, y con sus recortes al 100%:


 400 iso


 400 iso recorte 100%


 800 iso


 800 iso recorte 100%


 1600 iso


 1600 iso recorte 100%


 1600 iso


 1600 iso recorte 100%


 1600 iso


1600 iso recorte 100%


En algunas muestras a 800 iso casi es imperceptible el ruído. A 1600 se ve, pero es muy razonable para cualquier tipo de fotografía.

Paso ahora a hablar del objetivo, la distorsión está bien controlada en máximo angular como podemos ver a continuación:


Distorsión 24mm


Como he mencionado anteriormente, noto una leve pérdida de nitidez en la focal 70mm pero nada importante. Veamos qué tal se comporta en máximo angular (24mm) en centro y esquinas en dos aperturas distintas, f1.8 y f5.6, tomando como referencia la anterior foto que he usado para ver la distorsión:


 24mm f1.8 recorte centro


 24mm f5.6 recorte centro


 24mm f1.8 recorte esquina


24mm f5.6 recorte esquina


Veo un rendimiento muy similar en ambas aperturas: en el centro se porta muy bien y en las esquinas se aprecia pérdida de nitidez muy tolerable y en cierto modo normal al ser un angular de 24mm.

No me he encontrado con aberraciones destacables y en general me parece que el objetivo ofrece estupendos resultados.

La labor del procesador creo que es correcta a la hora de ofrecer un jpeg directo con los parámetros a cero. Aunque encuentro un leve sobreprocesadmiento de la imagen, no es para nada desproporcionado y en general se ofrecen archivos bien tratados. Os muestro a continuación la comparación entre el archivo raw y jpeg en isos 80 y 1600:








Vamos ahora con el típico ‘bodegón’ con las muñecas que suelo utilizar en estas ocasiones para mostraros el rendimiento en todas las isos. Os recuerdo que he tomado las fotos en raw, sin postprocesado, y mostrando también un recorte al 100%:


 Iso 80


 Iso 80 recorte 100%


 Iso 100


 Iso 100 recorte 100%


 Iso 200


 Iso 200 recorte 100%


 Iso 400


 Iso 400 recorte 100%


 Iso 800


 Iso 800 recorte 100%


 Iso 1600


 Iso 1600 recorte 100%


 Iso 3200


 Iso 3200 recorte 100%


 Iso 6400


 Iso 6400 recorte 100%


 Iso 12800


Iso 12800 recorte 100%


Observo que el ruído es casi inapreciable hasta 800 iso, a 1600 es visible pero muy tolerable, a 3200 el detalle se resiente pero sigue siendo una imagen aprovechable y los 6400 y 12800 serían opciones poco usables por la pérdida de nitidez y, en el caso del último valor, el color ofrece un leve virado al magenta.

En resumen esta tercera versión de la RX100 deja un buen sabor de boca en lo que a calidad de imagen se refiere y ofrece detalles como el visor electrónico que no deja indiferente a ningún aficionado a la fotografía que le guste llevar siempre encima una buena cámara de bolsillo. Con la ausencia de la zapata para flashes externos, una ergonomía algo complicada, la ausencia también de cargador externo y una autonomía muy justita, no podemos decir que sea la compacta perfecta, pero como todo en esta vida depende de las prioridades de cada uno. Como cámara de apoyo es my buena elección, así como cámara para fotos callejeras. Echa un poco para atrás el alto precio actual, unos 700€, pero en eso pecan todas las marcas en sus productos. Siempre es bueno esperar un tiempo hasta que el precio se normalice un poco.


Sony RX100III


A continuación os dejo una galería de fotos ya procesadas por mi:































Unidad probada proporcionada por Sony España.


3 comentarios:

  1. Excelente trabajo y mejores explicaciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Entre esta Rx100 M3 y la Panasonic LX100, ¿cuál te gusta más y por qué? Gracias.

    ResponderEliminar